• 1er CICLO DE CONFERENCIAS SOBRE LA SALUD Y TERAPIAS INTEGRATIVAS

    1er CICLO DE CONFERENCIAS SOBRE LA SALUD Y TERAPIAS INTEGRATIVAS

    19 de Octubre de 2018

    Desde Sheanbell Natura-My Salud os presentamos nuestro 1er Ciclo de Conferencias sobre Salud y terapias integrativas. 

    Os esperamos el día 10 de Noviembre en el Hotel Infantas de León. En León ciudad.

    Para obtener vuestra entrada es necesario contactar con nosotros vía email,  teléfono o acudiendo a nuestro centro, en calle la Rúa, 39 1ª exterior, en León, para recoger vuestra acreditación.

    Os recordamos que el aforo del evento es limitado y es necesario tener entrada. 

    El precio de esta es de 10€, y los asistentes inscritos tendrán la oportunidad de poder optar por un sorteo a beneficiarse de las diferentes propuestas para la salud y bienestar que el centro Sheanbell Natura trabajamos 

    Podéis apuntaros en nuestro evento de Facebook y seguir de cerca las noticias que iremos actualizando hasta la fecha del evento, en nuestra página web o en Instagram

    Para mas información e inscripciones, envíanos un mail a sheanbellnatura@gmail.com 

    Consulta nuestros ponentes

  • LOS PONENTES DE LA CONFERENCIA

    LOS PONENTES DE LA CONFERENCIA

    19 de Octubre de 2018

    Incluimos la relación de Conferenciantes que van a participar en estas jornadas.

    En este tiptico podréis ver los horarios de cada uno de ellos, y el tema que van a exponer.

    Esperamos veros pronto


  • CICLO DE CONFERENCIAS SOBRE LA SALUD Y TERAPIAS INTEGRATIVAS

    CICLO DE CONFERENCIAS SOBRE LA SALUD Y TERAPIAS INTEGRATIVAS

    17 de Octubre de 2018

    Sheanbell Natura abre el ciclo de conferencias sobre salud y terapias integrativas.
    Con el fin de dar a conocer y compartir nuestros conocimientos en materia de salud y terapias integrativas, decidimos iniciar estos ciclos de conferencias.

    Desde un enfoque holístico con el que trabajamos y mediante las emociones, terapias naturales, la salud del intestino y su correcto funcionamiento, hasta la aparatología mas avanzada; os presentamos los diferentes ponentes que asistirán a este primer ciclo formativo SheanbellNature-MySalud.

    Mediante la colaboración de 10 ponentes a nivel Nacional, esperamos poder acercaros nuestra metodología de trabajo que aplicamos en nuestro centro SheanbellNatura-MySalud.

    Los asistentes podrán optar a una serie de ofertas sobre las diferentes propuestas para la salud y el bienestar que desde nuestro centro, trabajamos.

    Evento con aforo limitado.

    HOTEL INFANTAS DE LEÓN

    10 DE NOVIEMBRE DEL 2018

    Infórmate sobre nuestra cuota.

    Para inscribirse, mandar email a sheanbellnatura@gmail.com

  • TEST DE INFLAMACION INTESTINAL  daniel ortiz

    TEST DE INFLAMACION INTESTINAL daniel ortiz

    24 de Enero de 2018

    LOS GRANDES GRUPOS ALIMENTARIOS 


    INFLAMACIÓN INTESTINAL:  BAFF, PAF e IgG


    . ANTECEDENTES

    El ser humano ha evolucionado durante millones de años, aprendiendo a identificar, conocer, controlar y tolerar los alimentos de una forma sencilla.

    En la etapa inicial de nuestra vida ocurre de manera individual, cuando un bebé comienza su fase de destete de la leche materna y empieza la introducción de alimentos externos de manera gradual. El bebé va creando una relación de “buena amistad” con los distintos alimentos que con tanto cariño y cuidado le aporta su mamá.

    Poco a poco, va consiguiendo adaptarse a cada uno de ellos, pudiendo aportar a su organismo una dieta variada, sana y agradable, generando lo que se le conoce como: La Sensación del Bienestar Alimentaria

    La Inflamación intestinal, se desencadena cuándo nuestro organismo supera el umbral de tolerancia de uno o un Grupo de Alimentos determinado.

    La pérdida de control del sistema activo del que todo ser humano tenemos desde nuestro nacimiento (con más manifestación en la etapa infantil  incluso en la etapa fetal), que nos permite, no sin esfuerzo, tolerar las distintas sustancias que nos rodean, bien se traten de  alimentos ingeridos, sustancias o partículas respiratorias u otras propias  del medio que compartimos,  nos lleva a desarrollar un terreno alérgico e hipersensible.

    “En esa primera etapa, la mucosa intestinal se enfrenta con el desafío de regular el equilibrio entre la tolerancia inmune a bacterias comensales, los estímulos ambientales y los antígenos alimentarios por un lado y la inducción de respuestas inmunes eficientes contra los patógenos invasores por el otro lado. Es pues una etapa de importancia crítica para prevenir respuestas inmunes inapropiadas.”  

    Así lo define S. Stockinger en un estudio sobre el “Establecimiento de la homeostasia intestinal durante el periodo neonatal” (2011) (1)  donde deja claro que el destete infantil, es el momento más importante para habilitar el potencial de tolerancia, además de determinar la estructura del control inmunológico de la inflamación y la prevención de las principales enfermedades crónicas.

     

    . ACTUALMENTE

    Desde hace ya unos poco años, el utilizar la expresiónintolerancia alimenticia, ha quedado como un concepto obsoleto, si bien es verdad que dicho concepto, caló en la población general e incluso en muchos profesionales, pero que por parte de la comunidad científica se cuestionó de tal manera, que la definición correcta es hoy la de INFLAMACIÓN ALIMENTARIA.

    Este nuevo concepto, más allá de un solo cambio de definición, lo que supuso fue un cambio en la investigación. Y tal vez ese cambio donde más se reflejó, fue en no investigar solo una única sustancia y centrarse más en grupos de alimentos cuyo denominador común es la de compartir unas características generales idénticas desde el punto de vista inmunológico.

    Por tanto, surge la descripción de los Grandes Grupos Alimenticios. 

    La presunción de que probar ciertas sustancias para llegar a una reacción alimentaria, sólo puede ser útil para demostrar si se estudian alergias específicas. A diferencia de esto último, cuando queda comprobada la Inflamación Alimenticia no causada por Inmunoglobulinas de tipo E (IgE), dicha inflamación es provocada por el desencadenamiento de cierto tipo de Citoquinas, de ahí que lo más lógico y lo más practico es comprobar qué Grupos Alimenticios pueden ser los involucrados en dicha inflamación.

    Una de los conceptos más consensuado en lo referente de la ingesta de alimentos, es el denominado “peso específico” que tienen ciertos alimentos, siendo dependiente de los hábitos alimenticios de cierta población.  Por ejemplo en Europa, el trigo y por tanto el gluten, es más consumido que cualquier especie aromática como puede ser el apio. Lo que presupone pensar que la mayoría de los europeos han ingerido más productos en base al trigo (grano, harinas, etc..) que el apio.

    Una de las evidencias más demostradas, es que la mayoría de las reacciones inflamatorias causadas por alimentos son debido a la constante repetición a un mismo estímulo. Si nos fijamos en los cereales, que son el grupo de alimentos más presentes en casi la mayoría de las poblaciones, nos encontramos que el actual impacto del gluten (principalmente por implicación del trigo) en los europeos, sea mayor que el causado por cualquier alimento ocasional como puede ser por una especia tal como el apio por continuar con el  ejemplo.

    De ahí que los europeos seamos más propensos a reaccionar de manera inflamatoria a el trigo/gluten, leche y levaduras en comparación con otras poblaciones, como por ejemplo los asiáticos que lo son más al  arroz como cereal más consumido, así como la soja. 

    Un estudio estadístico / observacional realizado por La Academia Europea de Alergias e Inmunología Clínica (Niza 2013), deja claro que sobre 5.000 sujetos, vieron la reacción de IgE sobre más de 40 tipos de alimentos. Analizados, estudiados, se hizo posible estadísticamente una descripción más específica de Grupos de Alimentos. Se identificó 5 Grandes Grupos vinculados a: LECHE; LEVADURAS; TRIGO/GLUTEN Y NIQUEL. Siendo igualmente destacable aunque en menor medida la reactividad a los SALICICATOS y la producida por ACEITES COCINADOS y otros alimentos ricos en SAL

    Qué implicación lleva esta conclusión?!  Pues poder simplificar el diagnóstico en base a los Grandes Grupos de Alimentos, en lugar del lioso, complejo y controvertido análisis de alimentos individuales. No olvidemos que la reacción a un cierto alimento, como por ejemplo al apio, es fácil de identificar por el propio paciente. Por el contrario, una reacción inflamatoria por alimentos en general, hace que la identificación de quien lo causa, puede ser ya más compleja, confusa y e incluso mal interpretada.

    Por tanto, esa identificación de una sola sustancia tiene solo su validez en la evaluación mediada por los IgE como ocurre actualmente de manera muy destacada, con la reactividad por las familias de productos químicos “añadidos” a ciertos alimentos tales como los aditivos, conservantes, etc.

    La interpretación se basa pues en la búsqueda de Grupos de Alimentos y no solo en uno concreto.

    Para los europeos, los Grandes Grupos de Alimentos destacamos:

    -Trigo y Gluten. (harinas, panificados, y demás productos procesados ricos en gluten)

    - Leche: todos los productos lácteos principalmente de origen bovino (leche, quesos, yogures, y demás productos procesados ricos en derivados lácteos)

    - Levaduras y productos fermentados. (aquellos relacionados con la fermentación de las levaduras y presencia de hongos: panificados y bebidas)

    - Níquel y sus productos derivados. (coco, cacao, algunos frutos secos, tomates, kiwi, comida rápida, y otros precocinados)

    -Salicicatos naturales. (responsables a veces de urticarias, ezcemas, y otras manifestaciones alérgicas)

    - Aceites cocinados (fritos, envasados, grasas, aceites hidrogenados)

    - Sal (carnes curadas, quesos, productos procesados ricos en sal como galletas, pastillas de sabor, etc.)


    . NUEVO ENFOQUE CLÍNICO

    Este enfoque persigue una buena interpretación de reacciones inflamatorias de Grupos de Alimentos, y por tanto poder definir una buena propuesta dietética con el fin de lograr una reintroducción de ese grupo de alimentos afectados, de manera ordenada,  variada y agradable al paciente.

    Por lo tanto, nos vemos obligados en centrarnos en un buen diagnóstico capaz de identificar el mínimo número de sustancias suficientes para identificar el Grupo implicado. Una vez realizado, la reintroducción de esos alimentos no se basa en querer “enfrentarlos” a los anticuerpos, sino volver a recuperar esa tolerancia inmunológica del pasado contra esa sustancia específica de ese determinado Grupo de Alimentos. Tener demasiadas sustancias a ensayar, puede llevarnos a la confusión y por tanto generar un perfil de reacción confuso.

    Ello implica de manera muy favorable al paciente, que una vez identificado el Grupo de Alimentos, poder implantar unos nuevos hábitos alimenticios donde se propone una rotación y reintroducción de estos alimentos, con el fin de poder ser capaz de tolerarlos e ingerirlos sin efectos inflamatorios.

    Estos hábitos alimentarios de propuesta rotacional, busca la reeducación de nuestro intestino y por tanto nuestro sistema de tolerancia alimenticia, de igual manera que lo hicimos en la etapa infantil del destete. Lo que es posible en el neonato, también es posible en la edad adulta cuando la tolerancia se ha perdido. Por tanto es el momento de recuperar la tolerancia alimentaria de una manera activa

    Con la rotación alimentaria y no la eliminación,  evitamos el riesgo de exclusión de ciertos  alimentos a veces innecesaria, bajo el riesgo de generar carencias. Aunque bien pudiera ser que, en ciertos casos muy concretos, a veces finalmente necesaria como es en la celiaquía.  Se trata en este caso más que nunca, de la máxima de Hipócrates de  Curar con los Alimentos


    . UN ENFOQUE INNOVADOR DE DIAGNÓSTICO

    Hasta ahora, los científicos, especialmente los alergólogos, insistieron en identificar los anticuerpos que interactuaban con ciertos alimentos, en la búsqueda del tipo de reacción alimentaria que sucede incluso más allá en ausencia de alergia.

    Sabemos que la inmunoglobulina implicada en las reacciones anafilácticas son las conocidas como Inmunoglobulina E (IgE). Cuando estas no se producen, el cuerpo se implica con la producción de otras conocidas por Inmunoglobulina G (IgG). La primera vía requiere de menos antígeno y anticuerpos, conocida como una vía clásica. Y la segunda, es la vía alternativa, mediada por los IgG.

    La producción de IgG por el organismo, es la expresión que hemos desarrollado durante millones de años de evolución (muchísimo antes de que se definiera nuestro actual sistema inmunológico) para entender la composición de un alimento que ingerimos con el fin de  mantener nuestras funciones vitales, comprobando su idoneidad.

     Como decía antes, la definición de Intolerancia Alimenticia está totalmente obsoleta y hoy en día no aceptada desde la comunidad científica. En cambio, el concepto de Inflamación Alimentaria tiene más significado gracias a la posibilidad de medir y monitorizar los niveles de Citoquinas (moléculas implicadas en la inflamación y señalización). De esta manera tenemos la posibilidad terapéutica de entender el perfil individual nutricional y realizar cambios en su dieta diaria con el fin de poder corregir ese proceso inflamatorio.

    Para realizar ese buen diagnóstico de Grupos Alimentarios, lo que se va a buscar y por tanto identificar los niveles de Inflamación, son dos Citoquinas reconocidas en este proceso inflamatorio intestinal inducido por ciertos alimentos: BAFF y PAF.

    La identificación de estas 2 citoquinas, se hacen necesarias.  La primera la reguladora de la activación de las células B (BAFF) como símbolo de la reacción inflamatoria de los alimentos y la segunda el factor de activación de las plaquetas (PAF). Ambas desencadenantes de la generación de los síntomas.

    El descubrimiento de la actividad de las BAFF, permitió que  hasta ese momento la vía de trabajo de búsqueda de anticuerpos, se fuera abandonado, dando paso a tratar el tema de la inflamación y todos los síntomas relacionados desde otra perspectiva, y de una forma totalmente innovadora.

    En un interesante estudio noruego de un grupo de gastroenterólogos y publicado en Alimentary Pharmacology & Therapeutics (Julio 2010) destacan la aparición de las citoquinas BAFF en todas las personas que mostraron síntomas relacionados con ciertos alimentos específicos. Por lo tanto BAFF se convierte de gran interés como referente para evaluar el perfil nutricional de cada persona, siendo un nuevo mediador de la inflamación relacionada con los alimentos.

    ​Altos niveles están presentes en no-atópicos comparados con pacientes atópicos, y no hay correlación alguna entre BAFF e IGE, lo que sugiere que BAFF podría estar involucrado en las reacciones no mediadas por IgE.

    BAFF es una de las citoquinas más importantes relacionada con la modulación del sistema inmune y profundamente conectada con los alimentosy la nutrición; es producida en las células de la mucosa intestinal cuando ciertos alimentos reaccionan con la inmunidad innata y determinan la inflamación.

    BAFF se ha estudiado en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. ​ Además, en pacientes celíacos, los niveles de BAFF en suero se reducen tras una dieta libre de gluten.

    La misma reducción de niveles está presente en la recientemente definida “Sensibilidad al gluten no celíaca” tan en boga en al actualidad: una reacción al gluten que provoca los mismos síntomas que la celiaquía y podría implicar hasta el 20% de individuos aparentemente sanos​). Los síntomas inducidos por este tipo de alimentos causa los fenómenos inflamatorios, que a menudo son indistinguibles de los síntomas de la enfermedad celíaca. 

    Pero un dato a tener muy en cuenta es que BAFF es también un inductor de la resistencia a la insulina y puede ser un fuerte vínculo entre la inflamación y la diabetes o la obesidad:

    BAFF da al organismo una especie de señal de peligro y por lo general, según las teorías evolucionistas, cada ser humano responde al peligro activando genes ahorradores con el fin de almacenar grasa y evitar la inanición.

    También comparte muchas actividades con PAF (Factor de activación de plaquetas), y ambos son marcadores de las reacciones no mediadas por IgE en la reactividad a los alimentos.

    Los BAAF son capaces de activar a través de la acción de la señalización desencadenada por las células receptoras de controlar la respuesta alérgica y dolorosa, el proceso de cicatrización, así como la activación de enfermedades autoinmunes o celiaquía

    Al mismo tiempo, identificadas los niveles de las moléculas BAFF y PAF responsables de desencadenar los síntomas, es de importancia comprender que estamos midiendo con la IgG en los Grandes Grupos de Alimentos.

    Un trabajo de investigación también en Noruega publicado en BMC Gastroenterology (2012), resaltó que la concentración de IgG en el organismo incrementan de manera clara según los hábitos dietéticos que cada uno seguimos. Por lo tanto, la consecuencia directa de esto, es que los IgG se convierten en la llave de la interpretación de la ingesta directa de los Grandes Grupos de Alimentos.

    De manera sencilla podríamos decir que si de forma continuada comemos unos ciertos alimentos de manera repetitiva, si estos van acompañados de una dieta variada, es fácil que no se manifieste ningún síntoma. Ahora bien, si esos alimentos son ingeridos de manera excesiva, la producción de los IgG hacia estos alimentos será mayor, dando su “señales de alarma”  que cada vez se harán más evidentes. Se trata pues del intento de eliminar elementos incomodos, una vez roto el umbral de tolerancia.

    Por lo tanto, Interpretando los valores de los anticuerpos y definiendo un perfil individual característico de cada persona, con terapias específicas, como con una planificación correcta en la rotación de alimentos en base a el Grupo de Alimentos identificados, se puede ayudar a curar en vez de eliminar: Cúrate con la comida


    . EL TEST

    Consta de una toma de muestra de sangre. Dicha muestra será recogida y enviada a un laboratorio de investigación especializado en Italia  (Universidad de Tor Vergata en Roma, Italia), que una vez analizado, determinará las Citoquinas inflamatorias identificando BAFF y PAF. Mediante  esa medición se proporciona una imagen  clara de los niveles de inflamación existente y se contrastan con el análisis de las  IgG.

    Los resultados determinan los Grupos de Alimentos  que el organismo ha señalado como reactivos.

     En el Dpto. de Naturología y Nutrición Celular de SHEANBELL NATURA, realizamos el Test de Inflamación Alimentaria, con el fin de identificar los Grandes Grupos de Alimentos responsables, así como otros Test de manera paralela para evaluar de la forma más correcta y precisa la situación de cada persona  y crear un plan de consejos y hábitos dietéticos de forma gradual, que junto con la correspondiente suplementación de complementos alimenticios necesarios a nivel de Nutrición Celular, sirvan para recuperar la tolerancia de los alimentos, así como sanear de manera efectiva las funciones intestinales

     Se confeccionará un informe donde se aporta:

    • Los niveles de inflamación BAFF, PAF e IgG

    • Listado de alimentos a los que el organismo tiene reacción

    • Relación de alimentos en base a los Grandes Grupos Alimentos

    • Propuesta dietética de rotación, para crear la tolerancia a los alimentos

    • Ejemplos de comidas principales con el fin de facilitar todo lo aconsejado en la práctica.

    • Protocolo de complementación a nivel de Nutrición Celular  como soporte indispensable para optimizar nuestras funciones y restaurar el equilibrio del organismo

    daniel ortiz


    SHEANBELL  NATURA

    Departamento de Naturología, HidroColon, Dietoterapia y Nutrición Celular

    • Test Inflamación Intestinal (BAFF, PAF e IgG)

    • Test Eber Quantum (Sistema Cuántico Bioléctrico)

    • Test Eber Da Vinci ( Cuestionario Evaluación de Salud)

    • Test de Sensibilidad Ambiental y Estrés Oxidativo

    • Test HLBO  (Microscopia gota de sangre)

    • Programa personal de salud

    • Programa DETOX HEV ®  (Higiene Emuntorial Vital)

    • Unidad de HidroColon. 

    SHEANBELL NATURA ES EL CENTRO EN LEON DONDE PODRÁ REALIZAR EL TEST DE INFLAMACION INTESTINAL MÁS AVANZADO Y UNICO EN IDENTIFICAR BAFF y PAF e IgG

                         LA DIFERENCIACIÓN: PROBLEMA ->  PROPUESTA ->  SOLUCIÓN


    BIBLIOGRAFIA

    1.- Establishment of intestinal homeostasis during the neonatal period (Stockinger S. et al, Cell Moll Life Sci 2011 Nov)

    2.- Overexpression of the cytokine BAFF and Autoimmunity Risk (Steri MOrru V, Idda ML, Pala M y otros. N Engl J Med. 2017 )

    3.- Academia Europea de Alergias e Inmunología Clínica

    4.- Alimentary Pharmacology & Therapeutics (Julio 2010)

    5.- Anaphylaxis: lessons mouse models  (Finkelman FD. J Allerg Clin Immunol 2007)

    6.- Lied GA, Berstad A: Functional and clinical aspects of the B-cell-activating factor (BAFF): a narrative review. Scand J Immunol 2011, 73:1–7.

    7.-  Piuri G, Soriano J, Speciani MC, Speciani AF: B cell activating factor (BAFF) and platelet activating factor (PAF) could both be markers of non-IgE-mediated reactions. Clin Transl Allergy 2013, 3:O5

    8.-  Lied GA, Lillestøl K, Valeur J, Berstad A: Intestinal B cell-activating factor: an indicator of non-IgE-mediated hypersensitivity reactions to food? Aliment Pharmacol Ther 2010, 32:66–73.

    9.- Fabris M, Visentini D, De Re V et al Elevated B cell-activating factor of the tumor necrosis factor family in celiac didease. Scand J Gastroenterol 2007;42:1434-9.

    10,. Sapone A, Bai JC, Ciacci C, Dolinsek J, Green PHR, Hadjivassiliou M, Kaukinen K, Rostami K, Sanders DS, Schumann M, Ullrich R, Villalta D, Volta U, Catassi C, Fasano A: Spectrum of gluten-related disorders: consensus on new nomenclature and classification. BMC Med 2012, 10:13.

    11.- Yu-Hee Kim, Bong-Hyae-gyeong Cheon and Myoug Sool DO  B cell activation factor (BAFF) is a novel adipokine that links obesity and inflammation Experimental and Molecular Medicine, Vol 41, No3, 208-216, March 2009

    12.- Maho Hamada,Masanori Abe, Teruki Miyake, Keitarou Kawasaki, e al B Cell-Activating Factor Controls the Production of Adipokines and Induces Insulin Resistance Obesity Volume 19, Issue 10, pages 1915–1922, October 2011

    13 .- Dr. Attilio Francesco Speciani (Italia) 

    14 .- GEK Group  (Milan, Italia) 

    15 .- Eurosalus